Buscar

Cómo ayudar a dejar los pañales

Actualizado: 30 ago

¿Cuándo saber si estará listo/a? ¿Qué edad es la mejor? ¿Cómo lo hago? ¿Y si se hace...? Todas estas interrogantes, tan válidas y ciertas, son normales de tener. A continuación, les contaremos un poco de cómo apoyamos este proceso para que sea lo más positivo para los niños.



Este proceso parte aproximadamente entre los 2.6 años y 3. No es de un día para otro, se van dando distintos pasos previos a dejar el pañal.

En primer lugar, sugerimos observar a los niños. Ellos dan “pistas” que ayudan a darse cuenta si están listos: se esconden para hacer, están interesados en el tema baño, tienen una conciencia de que están incomodos con pañales al hacerse, presentan un nivel de vocabulario que pueden comunicar lo que necesitan o sienten. Es importante conversar con ellos de que están grandes, de que van a hacer algo importante, presentarlo como un hito positivo en la vida. Es recomendable ir con los niños a comprar calzones o calzoncillos para mostrárselos y algún tipo de adaptador para escusados grandes.


Es muy importante que sea planteado como un hito positivo en la vida. "¡Lo vas a lograr!", "¡Que emoción que estás tan grande!"

Como jardín les sugerimos los siguientes pasos para los días en que se dejen los pañales:


  1. Partir un viernes después del jardín, explicando que tienen que avisar cuando tengan ganas de ir al baño. Estar con ellos durante el fin de semana y llevarlos de manera seguida, para reforzar este nuevo hábito y premiar cuando lo logren.

  2. Se puede premiar con stickers o un cuadro de refuerzo para que los niños de manera concreta vean todas las veces que lo han logrado y que son capaces de hacerlo.

  3. Luego, el lunes en el jardín, seguiremos reforzando positivamente y llevándolos al baño de manera seguida. De todas maneras, como es un proceso, tienen que traer pantalones, otro par de zapatos, calcetines y calzones o calzoncillos por si es necesario cambiarlos.

  4. Hacer de este proceso una experiencia positiva. Que sea caracterizada por el sentimiento de logro de cada niño, con el refuerzo y cariño de los papás. También recordar que cada niño tiene su ritmo y que todos lo lograrán!

  5. Por último, sugerimos analizar el contexto familiar al momento de realizar este proceso: que no sean semanas de tanto cambio para los niños, nacimiento de hermanos, cambios de casa, papás de viaje. Si es así es mejor esperar a que la rutina de los niños sea lo más parecida a la habitual.

Cualquier duda nos pueden preguntar, ¡estamos para ayudarlos!

Equipo Jardín de María